MQ Noticias
Loading...
Publicidad/Advertisement

EPN y Angélica Rivera alistan su mudanza de Los Pinos; sin la Casa Blanca, ¿dónde vivirán? Y ¿por qué no deja ya el avión?

- julio 28, 2018
“En noviembre de 2014, la información difundida sobre la llamada casa blanca causó gran indignación. Este asunto me reafirmó que los servidores públicos, además de ser responsables de actuar conforme a derecho y con total integridad, también somos responsables de la percepción que generamos con lo que hacemos y en esto reconozco que cometí un error. No obstante que me conduje conforme a la ley, este error afectó a mi familia, lastimó la investidura presidencial y dañó la confianza en el gobierno. En carne propia sentí la irritación de los mexicanos. La entiendo perfectamente, por eso, con toda humildad, les pido perdón”. Enrique Peña Nieto, presidente de México

“(15 de noviembre de 2016) La periodista mexicana Carmen Aristegui fue galardonada en Washington D.C. con el Premio Knight que otorga el International Center for Journalists por su labor periodística al dar a conocer el conflicto de interés alrededor de la llamada Casa Blanca en las Lomas de Chapultepec del Presidente Enrique Peña Nieto y su esposa, la actriz Angélica Rivera”. CNN Español

“Multipremiada, censurada, Carmen Aristegui continúa fuera del aire; #SóloEnMéxico”. Héctor Palacio (@NietzscheAristo)

“EPN ha sido un estadista porque se atrevió a hacer lo correcto sin importarle la popularidad”. (Opinión del autor de esta columna)

“¿Qué clase de democracia es esta, que por un comentario editorial que irritó al gobernante se le corta la cabeza a quien opinó?”. Carmen Aristegui

Casa en el abandono
En diciembre de 2014 la señora Angélica Rivera se quedó sin la Casa Blanca. La vendió o, al menos, deshizo la operación de compra con Grupo Higa. El caso es que ella —y su marido, el todavía presidente de México—, ya no podrán vivir en esa residencia que, en julio de 2016, lucía abandonada, descuidada, sucia. Cito una nota de El Universal de aquel mes:

1. “La casa blanca de las Lomas ha perdido su color minimalista”.

2. “La fachada de Sierra Gorda 150 que lucía un blanco esplendoroso en los tiempos que fue propiedad de la familia presidencial, ahora se encuentra descuidada y a decir de los vecinos, abandonada”.

3. “El blanco hoy luce desaseado, luego de que la residencia mereció el mote de casa blanca. Resplandecía en las páginas de la revista Hola”.

4. “Ahora se aprecian manchas negras y las paredes, deslavadas”.

5. “Las enredaderas de la fachada principal han crecido de manera desmedida, sin cuidado alguno, para así extenderse por la puerta principal”.

6. “Las palmeras plantadas dentro de la propiedad también comienzan a secarse, se inclinan”.

7. “Manchas de humedad se extienden por los tres pisos del inmueble”.

8. “Un nido de araña en la esquina de uno de los portones de la casa da cuenta que la limpieza ha dejado de importar a los dueños de Sierra Gorda 150”.

La mudanza
Hoy, en su columna Bajo Reserva, el diario El Universal, propiedad de Juan Francisco Ealy Ortiz informa que el presidente Peña, su esposa y sus hijos preparan ya su mudanza de Los Pinos. Como primer paso para dejar la que ha sido la vivienda oficial de tantos presidentes de México —Andrés Manuel no la ocupará—, EPN y Angélica Rivera “dejarán el departamento instalado en la planta superior de la residencia Miguel Alemán para irse a una de las cabañas, donde vivió el presidente Vicente Fox”.

Sin la Casa Blanca, ¿dónde vivirán?

Aristegui
Un reportaje de Carmen Aristegui arruinó el sexenio y la imagen de uno de los mejores presidentes en la historia de México. Dije muchas veces —lo sigo pensando— que EPN fue un estadista porque sacrificó su popularidad para lograr las reformas estructurales que, por supuesto, fueron combatidas por numerosos grupos de poder. Pero el terrible error, mal corregido, pésimamente explicado, de la compra de la Casa Blanca que hizo la señora Rivera a un contratista importante, impidió al presidente Peña terminar su periodo de gobierno con las reformas plenamente consolidadas.

La historia que Enrique Peña Nieto deberá contar
“El golpe que no ves, es el que te noqueará”. Refrán de boxeo
¿Por qué Angélica Rivera compró esa casa al propietario de la empresa Higa? Algún día, espero que pronto, Peña Nieto deberá contar la historia completa, con todos los detalles: ¿quién propuso la adquisición?, ¿por qué pensaron en la familia Peña-Rivera y en el círculo de colaboradores cercanos del presidente de México que eso era una buena idea?, ¿quién les invitó a  realizar una operación inmobiliaria que no tenía ninguna posibilidad de ser bien vista por nadie?

Y el avión… y el despido
La combinación uno-dos (jab directo y derechazo) resulta fundamental en el boxeo. El golpe de la Casa Blanca entró a Los Pinos prácticamente al mismo tiempo que la tragedia de Iguala, la de los muchachos desaparecidos de Ayotzinapa.

Después, vino otra crisis enorme, pero evitable —la del despido de Carmen Aristegui de MVS Noticias: ¿nadie en el gobierno vio que la decisión del radiodifusor Joaquín Vargas iba a tener consecuencias muy negativas para EPN?—, crisis a la que no mucho tiempo después se sumó a la peor decisión que tomó el equipo de Peña Nieto: la de no atreverse a vender el lujoso avión presidencial que había adquirido Felipe Calderón.

¿Por qué EPN sigue viajando en el avión presidencial?
Si en Los Pinos esperaban que los problemas mediáticos duraran solo dos o tres días antes de pasar al olvido, se equivocaron. Las cosas no son tan fáciles en las sociedades que cuentan con periodistas, como Aristegui, que no se callan ni siquiera ante las peores presiones.

El presidente Peña pidió perdón por la Casa Blanca, pero no ha sido capaz de dejar de utilizar el avión presidencial.

No voló en esa aeronave a Puerto Vallarta a una cumbre de presidentes porque se descompuso. Pero, muy probablemente, si tiene que viajar de nuevo utilizará el avión más desprestigiado del mundo.

Mientras, el presidente López Obrador vuela en aerolíneas comerciales, como cualquier persona, cargando su propia maleta, sufriendo los retrasos, padeciendo la ineficiencia del aeropuerto capitalino.

Ese avión presidencial  ya no debe ser usado por nadie del gobierno mexicano. Los ciudadanos lo desprecian. Así, de plano.
advertisement/Publicidad
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter